jueves, 30 de julio de 2009

Galletas de mermelada

Hulas!

Ya acabando la semana... y el mes! Increíble al ritmo que pasa el 2009 (eso sí, las vacaciones me tardan en llegar :D).

La receta de hoy son unas galletas, cuya receta cogí prestada en el blog de Milena. Las galletas en cuanto a dulce no son mi fuerte; van mejor los scones o muffins, pero quedaron muy ricas!

GALLETAS DE MERMELADA

Ingredientes (20 galletas)

200 g mantequilla
125 g azúcar glas
1 clara
1 pizca de sal
2 cucharadas de azúcar avainillado
400 g harina

Relleno:
100 g mermelada (o 50 g/50 g de dos sabores)
2 hojas de gelatina neutra (1/1 para cada mermelada)

Preparación

Calentar la mantequilla en el microondas para que se ablande un poco (no licuar). Batirla con el azúcar y la clara, hasta que quede cremosa y brillante.

Añadir la sal y el azúcar avainillado. Sobre esta mezcla, ir tamizando la harina e incorporándola. Parece que es mucha harina, pero la mezcla la absorbe bien.

Una vez mezclados todos los ingredientes, formar una bola y meterla a la nevera 1 hora, cubierta con un film. Incluso podría estar más tiempo!

Una vez enfriada, estirar la masa hasta que tenga unos 2-3 mm de grosor, y cortar las pastas con la forma que se quiera. Me han regalado hace nada unos cortapastas con forma de muñecos, así que busco cualquier excusa para utilizarlos!


Bueno, y aquí hago un poco de trampa. La masa estaba algo pegajosa, así que no pude levantar las siluetas de forma tan fácil... Fui prácticamente una a una, y trabajando sobre papel vegetal y con harina para que no se pegase.

A la mitad de las galletas se les hace un agujero con un cortapastas pequeñito o lo que se tenga (como la boquilla de una manga pastelera).

Precalentar el horno a 200ºC. Una vez caliente, introducir las bandejas con las pastas y hornear unos 10 minutos o hasta que los bordes empiecen a dorarse. Una vez están, retirar y dejar enfriar las galletas.

Ahora vamos con el relleno!!!!

Remojar las hojas de gelatina en un recipiente con agua durante un rato. Poner a hervir la mermelada: cuando burbujee retirar del fuego y echar la gelatina, revolviendo hasta que se incorpore bien. Si se hace de dos sabores, hacerlo en dos tandas!

Se deja enfriar la mermelada para que vaya cuajando: para el relleno lo ideal es que pierda la liquidez pero que no cuaje de todo. A mí una de ellas se me pasó y tuve que calentarla de nuevo!

Para rellenar, poner un poco de mermelada en el centro de las galletas enteras, colocar una galleta con agujero encima y aplastar, de forma que abulte un poco la mermelada por el hueco. Yo estiré un poco el relleno, porque si no no llegaba de forma homogénea a los extremos de los muñecos.

En la foto siguiente pongo el resultado! A la pobre galleta que me salió descabezada la llamamos cariñosamente Luis XVI...



Bueno, de aquí en adelante se pueden decorar las galletas con azúcar glas, un glaseado normal, chocolate incluso... Vamos, al gusto. Yo las dejé al natural, con la mermelada (aprovechando la mermelada de ciruela, capítulo 2):


La verdad es que son muy agradecidas: ricas y muy bonitas!!!! Fijo que repito la receta, porque se van acabando en casa y en el trabajo, que les traje la prueba.
GALLETAZ DE COLOREZ!!!!!!!!!!!!!
Y por último hoy, un abrazo y un beso para Perla Alicia. Es una chica mexicana que estuvo de estancia en el trabajo en otro departamento. Nos conocimos y resultó ser encantadora, muy maja! Así que al final Javier y yo la llevamos a visitar Santiago y Coruña, mientras le contamos todo lo que sabíamos de historia y demás características de Galicia en general y del ser gallego en particular.
Alicia, espero que quieras volver a Galicia! Por aquí te echaremos de menos hasta entonces...

2 comentarios:

Sean MacGregor dijo...

Esto... la receta habrá que repetirla, porque galletas no quedan muchas. Francamente deliciosas.

anta dijo...

Qué chula tu cocina llena de hombrecillos. Parecen estrellas. Me encantan este tipo de galletas con relleno.
Si no quedan es que estaban ricas.
Besos.
Esperanza.