domingo, 1 de agosto de 2010

Pollo korma (y sí, es agosto)

Hulas!

Una semana para las vacaciones... por fin! Y eso que aprovecharé para estudiar, limpieza en casa, visitar gente... esto suena a propósitos de año nuevo. Espero al menos cumplir uno: dormir! Y ya será suficiente ;D.

Curiosamente en esta época me muevo entre ganas de hacer un montón de cosas emocionantes (vamos, ganas de aventuras y cosas nuevas) y por otro lado búsqueda de reconocimiento, de aprecio y de importancia en lo que haces (lo que se entiende por necesidad de trascendencia del ser humano). A lo que al darme cuenta de estas cosas que se cuelan en la cabeza y te hacen perder el tiempo, pienso que añoro los veranos en que mi mayor preocupación en dos meses era cómo cuadraban las fiestas y leer u otras actividades; o que realmente necesito vacaciones y descansar esta cabeciña que tengo. Le voy a dar la razón a mi marido (sin que sirva de precedente) y que algo, algo de estrés sí debo tener. Que lo he notado porque tengo demasiados moratones en los brazos de tropezar con las puertas y ya ni me acuerdo...

Y tonterías aparte, cómo se curan estos detalles? No, la tarta de chocolate tengo que esperar a repetirla (nos la hemos zampado a base de bien), así que me toca comida salada! A mí los males se me quitan con comida. Es más, me preocupo cuando después de comer estoy cansada o cabreada! Con lo que vuelvo al blog, al remanso y mundillo que se mueve a su alrededor...

(bueno, y no todo es trabajar: ayer vimos el concierto de Jean Michel Jarre en Santiago de Compostela, en el Obradoiro: todo un espectáculo!).

Así que la receta de hoy tiene un toque oriental, hindú: KORMA, según una receta que me habían pasado de un libro de cocina hindú. El korma no es realmente un plato, se trata más bien de una técnica empleada en la cocina india y parece ser que significa estofado. Por tanto, hay muchas clases de korma, ligeros, cremosos, picantes... Esta receta es de Delhi, y yo diría que está entre suave y cremosa. La receta es para cuatro personas, según pongo los ingredientes, pero la preparé para dos, así que en paréntesis mis cantidades:

POLLO KORMA

Ingredientes

25 g almendras blancas (13 g)
2 dientes de ajo (1 diente)
1 raíz de jengibre de 2.5 cm picada (2 buenas cucharadas de jengibre picado; suelo tener en el congelador)
2 cucharadas de aceite vegetal (1 - 2 según necesario)
675 g pechuga de pollo en trozos (1 buena pechuga en trozos)
3 vainas de cardamomo (2 vainas)
1 cebolla picada fina (1/2 cebolla)
2 cucharadas de comino en polvo o 1 comino + 1 cilantro (1/2 de ambos)
Sal
150 ml yogur natural (3/4 de un yogur normal)
175 ml nata de cocinar (sobre 90 ml)


- Guarnición: arroz basmati, cantidad al gusto (se prepara como indica el envase).

- Nota: para decorar, almendra fileteada tostada y hojas de cilantro. No tenía en casa, así que mi korma fue en blanco



Preparación

Se pican las almendras, el ajo y el jengibre en una picadora con 2 cucharadas de agua (1 en mi caso).

Calentar el aceite en un wok o una sartén grande, y cocinar el pollo durante unos 10 minutos. Reservar, y en el aceite que queda, añadir el cardamomo (las semillas) y freír unos 2 minutos. Añadir la cebolla y dejar hacer otros 5 minutos a fuego medio, que no se queme.

A continuación, remover la pasta de almendra, ajo y jengibre con la cebolla y el cardamomo en la sartén. Añadir el comino y sazonar.


En la receta pone que se puede sustituir parte del comino por cilantro, cosa que yo hice directamente!

Me encanta el cilantro, y podía estrenar nuestro nuevo mortero!!!! De madera de olivo, qué gusto como huele...





A continuación, dejar cocinar unos 5 minutos más, removiendo constantemente.

Batir el yogur y añadirlo a la sartén cucharada a cucharada, removiendo a fuego lento. Dejar cocinar hasta que se absorba totalmente en la mezcla, que quede espesa.



Añadir el pollo, cubrir la sartén y dejar que se cocine a fuego lento durante 5-6 minutos, o hasta que el pollo esté tierno.


Finalmente, añadir la nata, mezclar bien y dejar unos 5 minutos más en la sartén.






Y de aquí a la mesa! Lo dicho, se puede guarnecer con almendra tostada y cilantro. Para acompañar, cómo no, arroz basmati en blanco...

Todo un gustazo de sabores (y excusa perfecta para el jengibre y cardamomo) un domingo, el primero de agosto...

Ya veo las vacaciones cerca, las veo!

6 comentarios:

ghaiteirofilgheiras dijo...

Sí sí, ya están ahí las vacaciones. Por cierto, interesantísima receta. Tiene una pinta...

Oye que no sabía yo que me eras tan filósofa... por lo de la trascendencia. ¡Gran batalla! Pero qué quieres que te diga, lo que haces deja su huella en mucha gente. Esa es la mejor forma de trascender, creo yo, porque todo lo demás, se lo lleva el viento...


Por último, lo pasamos genial en el concierto de Jarre, que por cierto, creo que te impactó bastante, aunque me da que a ti te va más el guitarreo... Bueno estuvo genial.

Un saludo ghuapísima.

Caldebarcos dijo...

Aunque no soy mucho de especias, el pollo tiene una pinta espectacular.
Disfruta de las vacaciones y descansa, descansa, descansa...
Biquiños

Sean MacGregor dijo...

Gran receta... muy rica y aromática.
Recomendada, a los que os impongan algo las especias no le tengáis miedo, no repite.

y de las vacaciones... habrá que hacer alguna escapada ¿no? ,que en casa no se desconecta.

bicos

Lucía dijo...

Hola a todos! Gracias por los saludos... y sí, las vacaciones se acercan!

De verdad, el korma no está muy especiado, vale la pena probarlo!

Un beso!

surfzone dijo...

Una pinta gloriosa, Lucía :-)
Tengo todas estas especias en casa, así que es más que probable que durante esta semana caiga jejeje

Milena dijo...

El cardamomo, el jengibre el cilantro, el ajo.. mmhhh parece que lo estoy oliendo, te juro que lo único que me hace falta para rematar sería una cucharada de pasta de curry verde, creo que será la única modificación que le haré a tu plato, seguro que lo hago!
El comino como a ti, como que no.. muy poco, y si lo uso!
Maravillosa receta!