domingo, 10 de septiembre de 2017

Galletas sobadas

Hoy, galletas! Hace mucho que no publico receta de galletas... y en general, casi ninguna, pero últimamente estoy muy de bizcochos/cakes (y me faltan algunos por publicar). Por el medio, hace poco, hice un descubrimiento curioso, de estas recetas supuestamente clásicas pero que no conocía. Busqué galletas normales para rellenar con crema de chocolate a lo "galletas Príncipe" o "galletas de arriba" como se conocen en mi casa. Vamos, a Martín le chiflan y siempre están en las estanterías más altas de la alacena para que tampoco le llegue subido a una silla...
El caso es que rebuscando en libros encontré esta receta de galletas sobadas, que son la base para cualquier variación que se preste: con chocolate por encima, frutos secos, cáscara de limón/naranja rallada, cucharada de licor, etc. Quiero probar con avena (me gustan mucho las galletas así más "cerealosas"), pero por ahora las hice de almendra - y repetidas - de forma que me convence la receta base. Y es la que traigo! Además, quedan planas al pincharlas, con este toque clásico de galleta de siempre...


GALLETAS DE MASA SOBADA

Ingredientes (24 galletas de 7.5 cm diámetro)

200 g harina + 50 g harina de almendra (== almendra molida o 250 g harina normal)
100 g mantequilla (si es sin sal, añadir una pizca de sal a los ingredientes)
100 g azúcar en polvo (tanto glas como azúcar blanco molido queda bien)
1 huevo grande.

Nota: lo dicho, aquí las variaciones al gusto, como modificar la harina por más almendra molida u otro fruto seco, ralladura de limón o naranja (1 o 2 cucharadas), semillas, etc.

Preparación

Precalentar el horno a 165ºC. Tamizar la harina y juntarla con la mantequilla cortada en trozos pequeños. Sobar la harina y la mantequilla, con las manos, hasta formar una mezcla con aspecto de migas de pan (que al apretar algo de masa apelmaza quedando unida). Mezclar el azúcar y hacer un hoyo en el centro. 
Batir un poco el huevo, y echarlo en el hoyo, juntando con el resto de ingredientes hasta formar una bola. Amasar ligeramente formando una bola lisa y suave. 
La masa queda bastante blanda; se puede enfriar en la nevera una hora, pero hay que tenerlo en cuenta porque para trabajarla será mejor sobre una superficie con papel vegetal y muy bien enharinada, así como los cortadores y el rodillo para estirar.

Ahora, montar las galletas: estirar la masa con un rodillo hasta que quede con unos 6 mm de espesor. Cortarla con un cortador de galletas de 7.5 cm de diámetro, y pasar las galletas a unas bandejas de horno enharinadas o preparadas con papel vegetal.
Pinchar las galletas con un tenedor, para evitar que hinchen (se pueden también pintar con huevo). 
Hornear unos 13 - 15 minutos, o hasta que los bordes queden tostados, en baldas del centro hacia arriba; si hay que distribuir 2 baldas en el horno, que queden suficientemente espaciadas. 
Sacarlas de horno, dejarlas 5 minutos en las bandejas y después pasar a enfriar totalmente a una rejilla.
Y como todas las galletas, a disfrutarlas!!!!
P.D. Me encantan las galletas!!!! Además de estupendas con leche, café, solas, chocolate, etc., aguantan en un recipiente bien cerrado un par de días, y permiten llevarlas al trabajo, regalarlas y meterlas en el bolso para momentos duros ;D. Feliz semana!


3 comentarios:

epa! dijo...

¡Qué pinta! Me las apunto, que tengo ganas de variar mi receta de galletas.

Lucía dijo...

Pues si te animas, cambia otros 50 g de harina por 50 g de copos de avena triturados... deliciosas y quedan igual de bien hechas!!!!

Pepita Pi dijo...

QUe buena pinta tienen esas galletitas. Me están entrando ganas de irme a la cocina y ponerme con ellas ya mismo.
Besitos guapa.