lunes, 18 de mayo de 2015

Pastel de carne con salsa de cebolla

 Hola!!!

Van unos cuantos meses... y aunque sigo cocinando, lo de hacer fotos / publicar es complicado! (como cualquiera que tenga un blog sabe). Pero haciendo un poco de hueco, hoy va una comida contundente y para muchos! Pastel de carne con salsa de cebolla! Quizás mejor para otoño, pero la verdad es que se deja comer en cualquier momento, y sobre todo con antelación. 

La receta es para 8, así que la preparé igualmente y aún tengo para la semana, como atestigua el tupper: 


Aguanta muy bien varios días, así como la salsa, así que se puede aprovechar y variar el acompañamiento. La saqué de Food & Wine (qué vicio), con "Affordable recipes for a crowd" o bueno, comida normal para una casa gallega (exagerados!). Receta original aquí. De todas formas, estas recetas entre el inglés y las cantidades siempre las traduzco. El pastel queda muy bueno, cremoso, tanto recién hecho como recalentado unos días después! La salsa de cebolla, también aguanta en la nevera, y creo que la voy a utilizar con otros platos. Allá vamos!

PASTEL DE CARNE CON SALSA CREMOSA DE CEBOLLA

Ingredientes
Pastel de carne
Un buen chorro de aceite de oliva
1 cebolla grande picada fina
2 zanahorias grandes picadas finas
1 rama de apio picado fino
2 dientes de ajo picados
1 taza y media de pan rallado
4 huevos grandes
2 cucharadas (grandes) de mostaza de Dijon
2 cucharadas de salsa de tomate
2 cucharadas de salsa Worcestershire
1 cucharadita de tabasco
Sal y pimienta negra
1.36 kg carne picada de ternera
0.45 kg carne picada de cerdo
225 g queso parmesano rallado (u otro tipo de queso rallado para cocinar)

Salsa cremosa de cebolla
2 cucharadas de mantequilla
2 cucharadas de aceite de oliva
2-3 cebollas grandes en rodajas finas
1/4 taza de harina
1 litro de caldo de pollo (yo lo añadí comprado, bajo en sal)
1 taza de nata líquida
Sal y pimienta negra
Preparación

Pastel de carne

Calentar el aceite en una sartén mediana. Añadir la cebolla, las zanahorias, el apio y el ajo y cocinar a fuego moderado, removiendo de vez en cuando, hasta que todas las verduras estén suaves (8 - 10 minutos). Repartir la mezcla en un bol o recipiente grande y dejar enfriar. Añadir entonces el queso, los huevos, las salsas (tomate, mostaza, Worcestershire y tabasco), 1 cucharada y media de sal, 1 cucharadita de pimienta y remover bien para formar una pasta. Finalmente, juntar con los dos tipos de carne picada y el pan rallado y trabajar toda la mezcla con las manos, para que quede bien homogénea.
Preparar una fuente para hornear, aceitándola o con papel vegetal. Precalentar el horno a 200ºC. Distribuir la mezcla de carne en 2 pasteles y darles forma, sobre unos 25 - 30 cm de largo. Colocarlos en la fuente con una distancia entre ellos de unos 10 cm. 
Colocar en el horno (en la zona inferior) y cocinar sobre 1 hora, hasta que se dore y se forme una costra por encima. También se puede comprobar con un termómetro, pinchando los pasteles y que en el centro pase de 65 - 70ºC. 
Dejar reposar los pasteles unos 15 minutos, y servir en rodajas gruesas con la salsa de cebolla.


Acompañamientos: el que se quiera! En este caso unas patatas al horno, troceadas y untadas con una mezcla de aceite, salsa de tomate y eneldo. Unas verduras al horno (pimientos, zanahorias, espárragos) también estupendas!

Salsa cremosa de cebolla

En una olla grande, derretir la mantequilla en el aceite de oliva. Añadir las cebollas en rodajas y remover bien. Tapar la olla y cocinar a fuego moderado hasta que las cebollas estén suaves (sin dorarlas), unos 10 - 15 minutos. Incorporar la harina y cocinar otros 2 minutos. Añadir el caldo de pollo y cocinar hasta que la salsa espese, unos 8 - 10 minutos. Agregar finalmente la nata y cocinar unos 5 minutos más a fuego moderado.
Triturar la salsa para que quede suave y sazonar con sal y pimienta al gusto (yo eché un buen puñado de cada) y cocinar otros 5 minutos más. Si se quiere más espesa, añadir maicena, por ejemplo, o dejar reducir más tiempo la salsa. 

Queda muy rica y suave (depende también de las cebollas, claro está), y es muy buena para otras combinaciones. 


Pues lo dicho!!!! A disfrutar el plato, una forma diferente de añadir carne roja a la comida (que tiene hierro, y en casa andamos últimamente faltos de!). Y cómo no, fácil para que los niños coman, es lo que tiene la carne picada en general... Buenas cantidades, para repetir o para cuando seamos más en casa!

Mientras, aunque vamos retrasados con los plantíos, las fresas este año ya empiezan a dar frutos... Así que con la terraza y el buen tiempo a ver si añado recetas al blog!
Saludos!

2 comentarios:

Robron34 dijo...

Que buena pinta. Lo tienes que preparar un día que vayamos a comer a tu casa.

Lucía dijo...

Ok!!!! Queda pendiente entonces, jejeje!