sábado, 21 de noviembre de 2009

Vieiras: HEMC#38

Hulas!

Fin de semana ventoso de noviembre... qué gusto empezar a sentir el frío! En enero, cuando en el búnker se esté formando escarcha en mis ojos (qué imagen más soviética, no?), me quejaré amargamente, pero por ahora disfruto de abrigarme!


hemc #38 - comida de mi pueblo

Este mes el tema del HEMC#38 es "Cocina de mi pueblo", con anfitriona La Ventolera. No se me ocurría nada en principio (el pulpo ya lo dejé en San Martiño), hasta que pensé que era una excusa estupenda para hacer por primera vez vieiras (eso y que mis suegros venían a comer, lo cual los ponía como conejillos de indias, pero son la mar de agradecidos. Y esto no tiene nada que ver con el caso de vieiras tóxicas que sucedió hace un tiempo, que conste). El marisco es uno de los platos típicos - y más turísticos - de mi pueblo: Galicia! Y eso que no soy de costa, pero el lacón con grelos lo dejo para carnavales.

Así que cómo no, cogí la receta de mi casa. Las vieiras (pecten jacobeus) son unos bivalvos grandotes todos bonitos, además del símbolo de los peregrinos a Santiago de Compostela. Y cómo no, un excelso manjar! En mi casa se suelen hacer en cualquier época, pero especialmente en Navidad - junto con otros mariscos - que es cuando devoro y devoro cantidad de estos moluscos. Nota técnica: viven en aguas profundas hasta 100 m, sobre bancos de arena limpia y firme cerca de la costa.


Las vieiras pueden comprarse frescas o congeladas, o congelarlas una vez compradas frescas, después de haberlas dejado reposar un par de horas en agua con sal.


La receta típica aquí es, si no me equivoco, "a la gallega". Y si no, como todo: "a la manera de mi casa! ;D

VIEIRAS AL HORNO

Ingredientes (5 comensales)

10 vieiras grandotas
4 cebollas también grandotas
Tomate triturado (un bote debería ser suficiente, por ejemplo)
Sal, aceite
Un chorro de vino blanco
Pan rallado

Preparación

En primer lugar, si las vieiras estaban congeladas, descongelarlas :D. Y... proceder a limpiarlas:
hay que quitar prácticamente todo lo oscuro, dejando la parte de carne blanca y el trozo naranja.

No son difíciles de limpiar, pero hay que hacerlo con cuidado para no destrozar la parte de carne y que quede entera:

Después, se limpia bien la concha cóncava, que es en la que se van a rellenar.

El siguiente paso es preparar el sofrito. Para ello, se pica muy, muy fina la cebolla (yo lo hice con el picador de la batidora) y se pone a calentar una sartén amplia con un buen chorro de aceite. Echar la cebolla y ponerla a pochar lenta, leeeeeentamente. Yo debí dejarla unos 3/4 hora; las vieiras hay que empezarlas con tiempo sin problemas, porque al final la última parte es al horno y sí es más controlable. Aquí se puede añadir un chorro de vino blanco, opcional.

Precalentar el horno a unos 180ºC, según el horno (el mío calienta bastante).

Una vez que esté bien pochada la cebolla, se le añade el tomate triturado, integrándolo bien. Dejar que se haga un poco, sobre unos 5 - 10 minutillos.

Ahora, procedemos al montaje de las vieiras. Distribuir la carne en cada una de las conchas, añadiendo unas areniscas de sal:

(qué bonitas estaban, verdad?). Y sobre cada concha, repartir el sofrito, cantidad al gusto o según lo que vaya quedando:

Por último, añadir pan rallado por encima. Y al horno! Unos 20-25 minutos, que se vea que ha borboteado y el sofrito comienza a tostarse un poco en los bordes. Si el pan rallado no queda bien tostado, poner el horno en el grill para que gratine unos minutos.

Y éste es el resultado... Ricas, ricas! Así que ahí van mis primeras vieiras y mi contribución al HEMC#38!

Un beso!

12 comentarios:

mese dijo...

Gracias por tu receta y por la explicación de cómo se limpian. Es una duda que he tenido siempre, no sabía lo que se podia comer.
Besos

marilu perez dijo...

vieiras, vieiras! las adoro! Una vez fui a Santiago a visitar a una amiga y nos hizo vieiras al horno! Que pasada! No se me olvidan!

Kako dijo...

Lucía, que gran plato mujer!, las vieras en mi país se conocen como ostiones, son un manjar que junto a las ostras no pueden ser mejores platos, al menos para mi. Tenemos pensado ir un día a Galicia a puro comer mariscos y en especial por fecha de navidad que sé se consume mucho.
Siempre he comido las vieiras a la parmesana y es de sueño, tu receta es completamente nueva. Para navidad las pienso preparar, pero quiero saber algo que siempre me da vueltas en la cabeza, por qué se debe sacar el coral y no se puede comer?

Un plato de lujo, que suerte que lo tengas fresco y a mano.
Te envidio.
Besos.

Erika dijo...

Me imagino lo contentos que se deben de haber puesto tus suegros cuando vieron el menú. Muy bien explicado el paso a paso con tus hermosas fotos.
Gracias por compartir la receta con nosotros
Saludos

Lucía dijo...

Hola, Mese! Me alegro que te sirviera la explicación!!! (yo se la hice repetir a mi madre un par de veces).

Marilu, es que las vieiras son para repetir y nunca cansarse, verdad?

Hola, Kako: había oído hablar de los ostiones, pero no hacía que fuesen las vieiras! Por coral te refieres a la parte naranja? Sí se come, pero hay que limpiar las dos partes, el medallón de carne blanca y la naranja, de todo lo demás oscuro. Me alegro que te gustase la receta!

Hola, Erika! Gracias por la visita!! Ahora seguro que repito las vieiras más veces...

Un beso a todas!!!

Nélida dijo...

Lucía, te han quedado estupendas.
Cuando estuve de vacaciones por tu tierra las comí, creo que prácticamente iguales que estas.
Son sensacionales, al igual que todo el marisco en Galicia.

Me alegro que os gustase la sopa.

besitos

epa! dijo...

Lucía, qué bien que publiques esta receta; yo probé las vieiras ya de mayor pero ahora me encantan, las he probado ya de varias formas. Por cierto que en casa de mi madre se guardaron las conchas y a veces comemos una riquísima "guarrada", que es llenarlas de masa de croquetas y gratinarlas. Hay peleas...
B*

anta dijo...

Nunca he preparado vieiras. Las intentaré porque me encantan. Tu explicación tan detallada no deja lugar a dudas.
Besos.
Esperanza.

Lucía dijo...

Hola, Nélida! La verdad es que sí, no nos podemos quejar del producto.

Epa! Eso hace parecido mi suegra con los mejillones. Seguro que la concha le da encanto!

Hola, Esperanza! Espero que te gusten cómo quedan cuando las prepares! Y ya me dirás qué tal las galletas de jengibre!

Un beso!

Merchi dijo...

Hola Lucia!!. Encantada de haber dado con tu cocina y saber que eres de la Coruña como una servidora. Estas zamburiñas de sobresaliente y las fotos fantásticas. Me llevan la vida verlas eh jajajaja.
Un bico guapetona, me voy a cotillear un poco más por tu cocina.

Muasss

Erika dijo...

El resumen del evento “Comida de mi pueblo” en el que participaste ya está listo y podés pasar a disfrutarlo. Gracias por tu aporte al HEMC Nº38, entre todos aprendimos un montón de cosas nuevas!
Saludos desde La Ventolera

Hilmar dijo...

que ricooo, me fascinan la vieiras... y estan se ven exquisitas.
saluditos,