lunes, 4 de mayo de 2009

Pan de nueces

Nuevo mes!

Y con él suben las temperaturas... Con lo cual irán cambiando las recetas en la cocina!

Lo de llevar un blog es complicado, sobre todo en cuanto a tenerlo al día. Hay por ahí un montón de auténticas joyas con recetas impresionantes (estuve jugando un poco el otro día mira que mira).
Una de las que he probado ya un par de veces las últimas semanas es la receta del pan de molde, que copié del blog de Anta que a su vez referencia a Su.

Me encanta el pan (lo devoro, así que es mejor comprar poco!) y en Galicia tenemos una calidad de pan más que buena. Algunos que conozco (y son pocos): de Cea, Sionlla, Baíñas... y bueno, en Solláns (zona de al lado de Santiago) está de muerte! Tengo que probar el de Porriño, que parece ser bueno también. Y de todas formas vale la pena probarlo en cualquier lado...

He hecho la receta que comento en molde redondo (no tenía uno de cake suficientemente grande). Ésta fue la primera prueba (con rebanada de queso fresco del país, espectacular):

Después de otra prueba, decidí hacer dos distintos añadiendo nueces a uno. No sé cuál prefiero, así que habrá que ver la receta:


PAN DE MOLDE Y DE NUECES.

Ingredientes
25 ml aceite de oliva virgen
2 cucharadas de sal
2 cucharadas de miel (yo utilicé la que tengo, dada de casa; Anta especifica una suave)
300 ml agua
500 g harina de fuerza
20 g levadura fresca
Opcional: Nueces troceadas... cantidad según el trozo a escoger.

Preparación
Se calienta el horno a unos 50ºC.
Se pesa la harina y se desmenuza la levadura entre los dedos sobre la harina.
Mezclar el aceite, la sal, la miel y el agua. Entibiar la mezcla poco a poco, calentando en el microondas, y removiendo bien.
Hacer un hueco en la harina y echar el líquido, dando vueltas con una cuchara de madera. Si no se tiene amasadora, se sigue removiendo con la cuchara hasta tener una masa pegajosa para trabajar.
Enharinar una superficie / encimera, y poner la masa sobre ella.


Trabajar la masa para que quede homogénea, de fuera hacia dentro. Si es necesario, añadir harina según la pida la propia masa (para que no se pegue a la superficie, básicamente).
Yo amaso hasta que vea que la masa tiene buena pinta; unos 8 minutos según Anta.
Aquí fue cuando me acordé que podía probar el pan de nueces. Así que dividí la masa en 2, y a una le añadí nueces troceadas, amasando hasta incorporarlas bien. Lo normal sería haberlas añadido a la harina previamente.


Ahora se deja levedar cubriendo el molde con un trapo fino durante una hora al horno (precalentado a 50ºC), apagándolo previamente. Según suba más o menos, quedará más o menos esponjoso. Yo los he dejado casi 2 horas, y el resultado es bastante bueno.

Para hornear, se saca el molde del horno y se calienta a 220ºC arriba y abajo (el mío va bien a 210ºC). Una vez caliente, se introduce la masa y un recipiente con agua hirviendo en el fondo del horno, para que aporte humedad.
A los 10 minutos debe estar tostado por arriba; entonces, se cambia al calor sólo por abajo (o se cubre el molde con papel de aluminio), unos 15 - 20 minutos más. En mi horno siempre llega el límite por abajo, aunque de esta vez lo dejé 17 minutos.
Están muy buenos cualquiera de los dos... Si es como pan (para sandwiches o bocadillos), mejor sin nueces! Pero como tiene el toque dulce está genial con ellas... Habrá que probar con otras harinas, pasas, etc.
Y perfecto para congelar! Así pan fresco every day...
Buena semana a todos!

3 comentarios:

Sean MacGregor dijo...

mmm... con philadelphia, con queso del país (de ése que se desparrama), con tomate, lechuga y filetito de ternera...
Impresionante lo que crece al levedar, lo que se ve en el molde rojo y el resultado

anta dijo...

Lo bueno de este pan es que admite muchas variaciones, y siempre sale bien.
Yo ya he ido cambiando cosas: he probado con distintos tipos de miel, siempre muy bueno. He cambiado parte de la harina de trigo por otras harinas. Así cambia la textura y el color, y sigue estando bueno.
Ahora voy a probar con las nueces, desde luego. Gracias por la idea.
Lo mejor es lo rico que está.
Y que cuando te lo comes sabes lo que lleva y lo sano que es.
Un saludo enharinado.

Lucía dijo...

Yo me quedé en lo de las harinas... irán para el próximo día!

Un saludo!