domingo, 16 de julio de 2017

TARTA DE QUESO

Tarta de queso! Nunca me convence cómo me quedan (excepto la fría de petit-suisses, ésta)... Así que mientras otras tartas - aunque pruebe nuevas recetas - tengo decidido que me gustan (la de zanahorias, la de manzana ahí estoy, la de chocolate del Mississippi, etc), la de queso nada, que no cuajaba ;D.
El otro día, aprovechando que hice una entrada (así a lo loco, después de tanto tiempo, a lo insensato), encontré la receta en Desayuno de domingo. Me pareció a) fácil, b) espectacular, c) riiiiiica. Parece ser que es la del restaurante donostiarra La Viña, y que hay un montón de gente por internet que la hizo.
Así que a la semana, tuve un poco de hueco e hice una primera prueba, con el 40% de los ingredientes (era lo que había en casa). Lo de prorratear los ingredientes en general es fácil; suele ser más complicado ajustar la superficie del molde a otro prorrateado. Yo esto siempre lo hago con las recetas al cocinar la mitad o una parte; me parece importante para mantener la altura de la tarta, en este caso, y el tiempo de horno se suele respetar bastante, y no hay que estar ajustando cada 5 minutos... En este caso se me adaptó bien a un molde de cake, y la forma también tiene su encanto:

En resumen, un éxito total: así que me dije, ala, hay que ir por la receta completa. OOOOHHHHH delicia!!!! Impresionante, bonita, tostada, jugosa, lo tiene todo. Y rápida de hacer! Vamos, que ya tengo tarta de queso! A disfrutarla...

TARTA DE QUESO (Lucía's approved)

Ingredientes (molde de 24-26 cm diámetro)
1 kg queso fresco de untar
1/2 litro de nata de montar
6 huevos medianos
300 g azúcar blanco
1 cucharada grande de maicena

Preparación
Forrar el molde con papel vegetal, que sobresalga por los bordes. Calentar el horno (con ventilador), a 200ºC. Mezclar todos los ingredientes; yo los puse en un bol y batí con batidora de varillas, más sencillo imposible.

Echar la mezcla en el molde, y hornear unos 45 - 50 minutos. La prueba de tarta pequeña la dejé 45, la completa 50 minutos. Al pincharla con un pincho, éste tiene que salir limpio. La tarta se tuesta por arriba (infla un poco y la capa tostada al enfriar baja y arruga, dándole los bordes tan bonitos), y queda un poco temblorosa aunque el pincho quede limpio. Queda superjugosa!
Para servirla la dejé enfriar bien (después ya en nevera), y dejé el papel (se quita bien al cortar).
Y a disfrutarla...

 El corte es súper bonito, y elegante. El toque tostado por arriba tiene aroma a caramelo (se forma por el azúcar, claro), y la masa está bien sin nada. Pensé que igual algo de ralladura de limón, o mermelada para acompañar. La ralladura no, no le hace falta para nada. La mermelada, o nata, o algo así, para gustos... A mí me resultó perfecta así sola.



No hay comentarios: